La traducción certificada se utiliza, en su mayoría, para documentos que necesitan someterse ante una autoridad nacional o internacional, ya sea gubernamental o privada, como contratos, certificados de venta en el extranjero, documentos de asuntos regulatorios, etc.

 

Esta traducción la realizan Peritos Traductores oficiales, autorizados por el Tribunal Superior de Justicia de la Nación.

La traducción certificada se entrega impresa y debidamente firmada y sellada por el Perito Traductor. Este tipo de traducción tiene un costo distinto al de la traducción simple y varía de igual forma por idioma.